ARQUINE PUBLICA LA PRIMERA MONOGRAFÍA DEL ESTUDIO BARCELONÉS FLORES & PRATS

 

· En él hay textos de Miquel Adrià, Juan José Lahuerta, Manuel de Solà-Morales, Adrià Goula, Toni Casares, Soraya Smithson y Miralda

· Su trabajo ha sido expuesto en Barcelona, en Copenhague y en la Bienal de Venecia

PENSADO A MANO_FLORES Y PRATS_PATI NUNEZ AGENCY.jpg

Imagen del libro de Flores & Prats

 

Barcelona, enero 2015. Primer libro que documenta el trabajo de Flores & Prats, un estudio de arquitectura fundado en 1998 en Barcelona, que combina la práctica proyectual y constructiva con una intensa actividad académica en diferentes universidades. Después de una experiencia en el estudio de Enric Miralles, Ricardo Flores y Eva Prats desarrollan juntos una carrera donde la investigación va ligada siempre a la responsabilidad de hacer y construir, en un interés por que los proyectos se hagan, se fabriquen, y puedan participar de la libertad de interpretación que da la obra construida.

 

El libro parte de una invitación de la editorial Arquine, y recoge su trabajo en campos como la rehabilitación, la vivienda social, el espacio público, la participación vecinal y sus talleres en la universidad, mostrado a partir de un material de proceso que permite entrar a participar de su evolución. Incluye sus proyectos más conocidos, como el Museo de los Molinos, la Nave Yutes, la Plaza Pio XII, el Casal Balaguer, el Campus Microsoft, el Edificio 111 o el Teatro Sala Beckett, pero también investigaciones sobre proyectos móviles o portátiles como la Casa en una Maleta y el Joyero Mireia, sus experiencias en el uso del film para documentar la arquitectura, o sus más recientes menús de arquitectura comestible, desarrollados para las exposiciones de su obra en Barcelona y Copenhague. Con escritos de Miquel Adrià, Manuel de Solà-Morales, Toni Casares y Miralda, y un ensayo crítico de Juan José Lahuerta.

 Video presentación “Pensado a mano”

 

Afinidades

Este libro no es una cronología, ni una secuencia ordenada, donde los trabajos aparecen como capítulos aislados e independientes. La manera de presentarlos se acerca más a la forma en que los proyectos o sus fragmentos se juntan, se agrupan en el estudio, guiados por temas y recuerdos que los enlazan. Afinidades geométricas, de material o de luz, sociales o gastronómicas ligan unos proyectos a otros, haciendo aparecer familias que conectan ideas más que años. Esta manera de ver el trabajo del estudio, identificando conceptos comunes en los distintos proyectos, permite reconocer temas que aparecen y vuelven a aparecer cambiados de forma, de escala o función.

 

[....]